erasmus 2021 - 2017

Erasmus 2021 – 2027 : ideas y reflexiones

¿Cuál será el diseño del nuevo Erasmus 2021 – 2027?. Te descubrimos cómo será el futuro programa Erasmus y en qué podrá afectarte, tanto si eres individual como si formas parte de una organización educativa.

Diseñando el futuro Erasmus 2021 – 2027

Es justo en este momento cuando se están rompiendo la cabeza desde Bruselas (personificada en la Agencia Ejecutiva EACEA) y las Agencias Nacionales de cada país.

Ambos actores, EACEA y Agencias Nacionales no sueltan prenda. Ni lo harán hasta noviembre o diciembre de 2020. Ahora mismo lo que tienen en su poder son borradores de la guía del programa y la estrategia 2021-2027. Rumores, dimes y diretes, presiones de las Agencias Nacionales de los países más fuertes (Alemania, Francia, Italia) y silencios de las Agencias Nacionales más pequeñas.

España, aún siendo líder en solitario en número de movilidades y con uno de los presupuestos más altos, no lleva lamentablemente la voz cantante en esas reuniones. Podría y debería hacerlo. Pero España deja que Alemania y Francia, con Agencias Nacionales más experimentadas en los debates y en la presión a la Comisión Europea, lideren el diseño del futuro programa.

Al final, el presupuesto se verá afectado por el COVID19. Como todo lo que tenga que ver con el diseño de los presupuestos comunitarios hasta 2027. Ya apuntamos en nuestra anterior entrada, la fusión del Cuerpo Europeo de Solidaridad con Europe Aid. Incluso Erasmus, el programa estrella, siendo el programa más exitoso de la Historia de la Unión Europea, tendrá recortes en el presupuesto.

Rebobinemos… ¿de dónde salieron las cantidades del presupuesto?

Desde 2018 se lleva hablando de multiplicar por 10 el presupuesto de Erasmus, de unos 14.000 millones de euros. Se organizaron peticiones de firmas y muchos grupos de presión abogaron por convertir Erasmus en el programa más ambicioso de la UE, con casi 150.000 millones de euros. Incluso el Ministro de Educación lo pidió en público.

Somos del gremio, nos hubiera encantado que lo multiplicaran por 10. Sin embargo, nos parece exagerado, teniendo en cuenta las implicaciones de ese descomunal aumento. Con carácter general, si multiplicas por 10 el presupuesto se te abren dos posibilidades:

– Aumentas el número de meses de todas las movilidades. Por ejemplo, en Erasmus Prácticas la media de los proyectos está en 3 meses. Se tendrían que aumentar a 6 o 9 meses como mínimo.

– Aumentas la cuantía de las becas. Por ejemplo, doblas el dinero de las becas y en vez de por ejemplo dar 350€ al mes, das 700€. Pero esto tiene varias consecuencias, a nuestro modo de ver, negativas: Volveremos a este punto más adelante.

Los grupos de presión usaron la ley del péndulo. Es decir, exijo más de lo que pretendo conseguir, para luego lograr un objetivo menor. Y se consiguió. Al final, la Comisión Europea abogó por doblar los presupuestos de Erasmus 2021 – 2027 ya desde 2019. De hecho, así se preparó la propuesta para el Parlamento Europeo. Todo el mundo estaba de acuerdo que Erasmus debía dotarse de más medios y acciones. Un buen acuerdo y un presupuesto acorde con los objetivos que todos teníamos. Todos contentos.

Recibe gratis noticias sobre proyectos europeos
Al suscribirte aceptas recibir nuestras comunicaciones comerciales y nuestro Aviso Legal Podrás cancelar tu suscripción en todo momento.

La pandemia provoca consecuencias en Erasmus 2021 – 2027

El COVID19 ha provocado cambios y ha hecho ver algunos problemas que antes no destacaban tanto. Evidentemente, con la dificultad de viajar y residir en otro país europeo, se está planteando reducir el número de movilidades. Esta entrevista con el Director de la Agencia Nacional de Erasmus + de Francia es clara: afirma que se sacrificarán las aportaciones extra del programa para los viajes en tren/autobús en detrimento del uso del avión para tener un menor impacto en el medioambiente. 

Nos gusta decir que el COVID19 no ha hecho más que acelerar los problemas a los que ya se enfrentaba el programa Erasmus y que tendrá que afrontar Erasmus 2021 – 2027.

El Parlamento Europeo ya ha manifestado que no aceptará recortes en el presupuesto Erasmus 2021Somos conscientes de que, aunque el Parlamento asegure que tienen la última palabra en el reparto del presupuesto, tienen poco margen de maniobra. Ya se demostró hace 7 años con lo poco que pudieron influir en el diseño de Erasmus+.

 

Reflexiones en torno al futuro Erasmus 2021 – 2027

Erasmus+ ha supuesto un gran avance, un gran programa y una gran oportunidad de crecimiento para alumnos, personal educativo y organizaciones. 

El programa Erasmus ha tenido muchas luces pero también algunas sombras. Desde YesEuropa, destacamos algunos problemas que hemos identificado:

  • En primer lugar, hay una diferencia de beca insultante entre lo que recibe un becario Erasmus de prácticas de Formación Profesional (+3000€ por 3 meses) a los de grado universitario (poco más de 1000€ por 3 meses).
  • Se han aprobado movilidades de 3 semanas de prácticas para Formación Profesional. Este tiempo es claramente insuficiente para aprender algo ni para tener una verdadera experiencia de movilidad en otro país, ya que estos grupos, de edades muy jóvenes, en torno a los 19-20 años, viajan en grupos de 10. Ni aprenden nuevas metodologías de trabajo de otro país ni logran una inmersión lingüística ni tiene la experiencia Erasmus un impacto en su vida laboral.
  • Hay acciones de Erasmus+ que deben desaparecer debido a su escaso impacto. Podemos calificar de fracaso las acciones de “Iniciativas Juveniles Transnacionales”. En teoría, un grupo de jóvenes pueden pedir financiación para un proyecto. En la práctica, ningún grupo solicita esta línea por la gran responsabilidad fiscal que conlleva el que uno de ellos se declare el perceptor de esa ayuda y luego tenga que justificar ante Hacienda ese ingreso. Al mismo tiempo falta espíritu emprendedor entre los jóvenes y esta acción no ha sido convenientemente promovida por las Agencias Nacionales.
  • Si al final se logra al menos acercarse a los 30.000 millones de euros de presupuesto, se aumentarán el número de movilidades y la cuantía. Si se financian casi al 100% las estancias en el extranjero y se consume gran parte de los recursos en las movilidades, se dejará con menos presupuesto los proyectos de cooperación entre organizaciones. Por mucho que a muchos lectores les chirríe, no apoyamos que los becarios financien casi al 100% su estancia en el extranjero. Se podría entender para estudiantes con menos recursos o de entornos desfavorecidos, que se aumente mucho más en detrimento de otros estudiantes con familias con mayores rentas. Pero Erasmus+ establece un pago universal a todos los estudiantes por igual, dando igual su procedencia y su renta. 
  • En teoría, Erasmus+ tiene un programa único y común a todos los países, es decir, las normas son iguales aquí que en Lituania. Pero en la práctica, esto no sucede. Muchas veces, nos damos cuenta que la gestión y las normas internas que tienen las Agencias Nacionales son diferentes a las de España y viceversa.
  • Debería agudizarse aún más la diferencia de dinero que reciben los becari@s en función del país donde vayan. Actualmente hay 4 grupos de países que, por nivel y coste de la vida, los becari@s reciben más o menos dinero. Pero vamos más allá. Es también necesaria una clara diferenciación entre los becari@s que van a desarrollar su movilidad en una gran ciudad a un sitio menos poblado. Es decir, un becari@ que vaya a Madrid o Barcelona debería recibir más dinero que uno que vaya a Albacete. Ni los alquileres, ni el transporte ni los costes son los mismos en Madrid que en Albacete.
  • Se debe recuperar la vieja beca Leonardo, que desapareció absorbida por la nebulosa del Fondo Social Europeo, con un peor índice de impacto en estos años. Y abogamos por la reactivación de la anterior acción de voluntariado para mayores Grundtvig. Hay una alta demanda del público por estas acciones. Si Erasmus 2021 quiere de verdad ser un “Erasmus para todos” debe ampliar el público objetivo.
  • Obligar a las universidades a proporcionar una formación a la salida para sus becari@s e implicarse en su monitorización. Del mismo modo que nos parece excelente que el programa obliga a las organizaciones de voluntariado a prestar un apoyo continuado y una formación antes de salir a los voluntari@s, a las universidades no se las obliga a nada. Y reciben un dinero por cada estudiante o becario de prácticas que envían para cubrir su gestión. Si no, difícilmente entendemos que reciban esas cantidades. 

Conclusión. En pocos meses nos enteraremos de qué pasará con Erasmus 2021. Esperamos que las dos Agencias Nacionales (el Injuve y el SEPIE) saquen pronto noticias o comunicados que nos hagan estar preparados para los cambios. Sin embargo, no somos demasiado optimistas: todo se comunicará a finales de noviembre o incluso diciembre, tal y como pasó en diciembre de 2013, con la llegada de Erasmus+, que incluso se saltaron la primera convocatoria de 2014.

¿Qué piensas qué pasará?. ¿Tienes una visión diferente de lo que ha ocurrido?. Esperamos tus comentarios debajo.

Recibe gratis clases para saber cómo impulsar tus proyectos en estos tiempos locos.
Al suscribirte aceptas recibir nuestras comunicaciones comerciales y nuestro Aviso Legal Podrás cancelar tu suscripción en todo momento.